La economía del municipio se basa en la agricultura, siendo el castaño su principal y mayor representación, existen olivos y almendros en una proporción mucho menor que el castaño, también existen algunos rebaños de cabras y ovejas y una reserva de caza mayor.

La única industria que existe en el municipio es una pequeña fabrica de transformación de castañas, la cual solo trabaja unos dos meses al año.

Los comercios se limitan a un bar en el pueblo, tres restaurantes en la carretera y una gasolinera.

Con la declaración de la Sierra de las Nieves Reserva de la Biosfera, no se persigue de manera exclusiva el mantenimiento de unos recursos de manera segregada al vivir cotidiano de las poblaciones humanas radicadas en el área y de sus necesidades y aspiraciones vitales, sino por el contrario un modelo de desarrollo asumido por todos los

Agentes Sociales, donde se haga realidad la ordenación armónica del territorio y la gestión de sus recursos.

De los datos expuestos se puede establecer, junto con las peculiaridades de los recursos materiales y humanos de la zona, las carencias y debilidades de la gestión actual de los mismos, así como la problemática que los modelos vigentes de desarrollo generan sobre el sistema de vida de la población.

Es evidente que la situación actual genera cuando menos incertidumbre, sobre el futuro próximo, que repercute de manera directa en la propia conservación del patrimonio natural y cultural del área.

Con una superficie de 44,4 Km2 se tiene la división del territorio que se refleja en el gráfico siguiente:

BASE TERRITORIAL

 

El número de explotaciones agrarias se refleja de la siguiente forma:

El desarrollo de un programa básico de actuaciones, significara la aplicación de los principios básicos de la Reserva, así como la consecución de los objetivos propuestos.

El área aparece sometida en la actualidad a una grave crisis, que afecta en su totalidad a todos los sectores económicos y que se refleja en la propia dinámica de la evolución de la población. En efecto, sujeta tradicionalmente a una situación de atraso económico, compensado a duras penas por los activos generados por la emigración y por la aplicación de medidas de subsidio, la zona ha sufrido cambios profundos en su estructura de producción: una agricultura estancada o en declive y una ganadería en buena medida subvencionada, junto a una industria incipiente y un turismo poco articulado, constituyen su tejido productivo de márgenes de beneficio muy escasos.

Sin embargo los recursos que se mantienen en la zona son extremadamente valiosos. La configuración del relieve ha permitido el mantenimiento de un importantisimo patrimonio natural, la presencia de numerosos endemismos vegetales, entre los que destaca el Pinsapo como elemento paradigmatico, y animales con su nutrida representación de especies típicamente mediterráneas, se unen a un paisaje de gran personalidad y belleza.

Los recursos históricos, culturales, y el patrimonio etnográfico, son igualmente importantes, a pesar de la delicada situación de buena parte de los mismos.

Volver